QUIEN SOY

Hola, soy Rebeka, educadora infantil y Guía Montessori.

En las próximas líneas me gustaría contaros cómo he llegado hasta aquí, hasta crear Kima Montessori..

QUIEN SOY

Hola, soy Rebeka, educadora infantil y Guía Montessori

En las próximas líneas me gustaría contaros cómo he llegado hasta aquí, hasta crear Kima Montessori.

Escuchando al latido…

Ya han pasado unos cuantos años, desde que primero mi hijo y después mi hija, me pusieron en este camino. En el camino de convertirme en educadora y Guía Montessori. Con la maternidad comencé a mirar a los niñ@s de manera diferente. Cada vez que miraba a aquellas pequeñas personas, solía pensar…;

…¿Qué es lo estará pensando?    ¿Qué es lo que querrá?

¿Qué es lo que será capaz de hacer?    ¿Cómo le puedo ayudar de la mejor manera posible?

Se me ocurrían muchas preguntas de este tipo. Con intención de hallar respuestas a algunas de estas preguntas empecé a formarme en el Grado de Educación Infantil. Aquella formación me ayudó a responder las preguntas generales sobre la infancia y la educación infantil. Pero aún así no me sentía lo suficientemente satisfecha. Cada niñ@ es único e incomparable por lo que las respuestas generales no eran suficientes para mí, necesitaba algo más. Necesitaba la formación que me ayudara a dar respuesta
a la necesitad física, emocional e intelectual de cada niño en cada momento concreto. Una formación que me diera las herramientas para ayudar a cada niñ@ sin obstaculizar y ayudarle en el desarrollo de su capacidad potencial. Así, la vida me puso la Pedagogía de María Montessori de par en par. La Pedagogía Montessori me ha enseñado que cada niñ@ es capaz de hacer su propia autoconstrucción, siempre y cuando haya un ambiente y adulto preparado que le acompañe.

Por otro lado, la mirada en Kima va más allá de la mirada hacia el niñ@. Esta mirada es una mirada que no juzga, es una mirada constructora, es una mirada sin miedo, es una mirada que fortalece, es una mirada humilde.

También he tenido la oportunidad de estar en distintas escuelas, y de todas ellas he aprendido. Pero de todas formas, sentía que tenía que ofrecer a los niñ@s y sus familias una opción diferente. Y poco a poco, con la fuerza que me llega de mi hogar de origen, es decir, de mi padre y mi madre, he ido dándole forma a Kima. Siento que aunque Kima es un lugar pequeñito, en él podemos hacer grandes cosas.

¡¡TENÉIS LAS PUERTAS ABIERTAS!!